Print

¡Con la frente en alto para lo que venga!, Carlos López "Chivo"

Written by Super User on . Posted in Noticias anticarcelarias

Queridxs amigxs y compañerxs:

Escribo con el ánimo de saludarles enviando un caluroso y sincero abrazo a cada unx que me pueda leer, asimismo compartir con ustedes unas cuantas cosas buscando no “agradar” a nadie, aunque quizás con ciertas ganas de generar algún debate.

Quisiera decir que me encuentro bien, pero ¿quién podría estarlo viviendo en la cárcel/sociedad en la que todxs nos desenvolvemos?, me viene más adecuado decir que estoy “normal”.

Y bueno, inicio este comunicado, pero… ¿por qué escribir un comunicado público? Considero que es importante conocer la situación de nuestrxs presxs (o de los presxs, como quieras llamarle), como se sienten y como van viviendo el encierro, además porque mediáticamente se presta para que se tergiverse la información poniendo cosas de más o menos o incluso mentiras-misión casi exclusiva de los medios de comunicación comerciales- pero también de “gente” que mueve información en internet sin tener la seguridad de lo que escribe.

Lxs libertarixs nos valemos de nuestros propios medios, los alternativos, quienes siguen de cerca la situación de lxs compas recluidxs e informan públicamente, pero también es importante que sea el/la mismx presx quien manifieste su sentir/situación.

Por eso mismo mis comunicados, no por pretender ser el “preso de moda” o este orgulloso de estar privado de la libertad. Orgulloso de ser anarquista sí, pero de ser preso no. De hecho odio las cárceles y estoy convencido de que su existencia no va por el rollo de la “reinserción del individuo a la sociedad”, sino de algo oscuro y perverso de una etapa castigo a quienes no  encajan en el modelo del sistema de la dominación del viejo y nuevo orden mundial, y así buscar el “arrepentimiento”  de personas dóciles que solo contribuyan sin cuestionar ni luchar.

Estuve reflexionando sobre el encierro y veo que no es nada fácil vivirlo, de hecho es muy frustrante pues el ser humano es libre y sociable por naturaleza, y el privarlo de su libertad seguramente le traerá graves problemas, por ejemplo psicológicos, pues su conducta sufre una modificación/alteración que le imposibilitará seguir siendo la misma persona que antes de ingresar a la institución; tal parece ser el objetivo del sistema penitenciario. No existe fórmula mágica ni manual alguno para sobrevivir en prisión, es a base de las propias experiencias que vas notando la cruda realidad del secuestro. Desde mi corta experiencia de encierro he notado los contrastes de la personalidad- o despersonalidad de algunos internos; hay quienes adquieren cierta dosis de “poder”, ya sea por loa años vividos como prisioneros o por ser “borregas” de los custodios y administrativos; hay quienes deciden ser sumisos aceptando cualquier humillación y arrastrarse para de esa manera llevar una estancia más tranquila; hay quienes deciden abrazarse de la fe o de las drogas (no veo gran diferencia) para evadir la realidad; hay quienes deciden jugarla al “misionero” realizando cualquier encargo (como cobrar alguna venganza) de otros presos para así ganar alguna moneda; hay quienes trabajan para la institución y se agarran un buen “hueso” en las comisiones; y por supuesto, hay quienes buscan vivir con dignidad, no cayendo en las dinámicas de este sistema, ya sea vendiendo cuadros, pinturas, comida, planchando ropa, boleando zapatos, etc. Pero sin olvidarse de quienes son y sin arrastrarse ante nadie. No coincido con quienes dicen acostumbrarse a la cárcel, pues eso implica aceptarla con todo y su pesada estructura, convirtiéndote en un preso más, solo uno más.

Es por esto que digo que la conducta del/a  individux presx sufre la modificación, no utilizando su forma de conducirse dentro de la prisión solo como una estrategía para hacer más llevadera su estadia sino ya como una forma de vida que seguramente repetirá al salir a la calle y/o al regresar a prisión. Si de algo estoy convencido es de que el convicto/ex convicto siempre llevará consigo el odio y resentimiento adquirido en esta “academia de delincuentes”.

Como preso anarquista me reconozco en mi realidad, de momento estoy en garras de este monstruo de sistema, pero no por eso dejaré de luchar y atacarlo desde adentro, con lo que está en mis posibilidades, ataques sencillos y necesarios, como la denuncia y el no-dócil sometimiento, sabiendo que no estoy exento de tener que compartir este régimen de vida con otros presos, esforzándome por minimizar hasta donde me sea posible los efectos del sistema en mi persona. Sigo con la firme idea de accionar- ¡desde ya!- para buscar ese mundo nuevo en donde mujeres y hombres seamos libres y no existan instituciones de exclusión como la cárcel. Comprendo que este deseo no llegará por sí solo, es necesario empezar a construirlo en cada momento de nuestras vidas. Este deseo es compartido por muchxs libertarixs y gente sin adjetivos, gente solidaria y entusiasta… ¿Cuándo daremos el siguiente paso?

Hablaré un poco de la solidaridad a lxs presxs, es un tema que considero importante- sobre todo entre libertarixs-, saber que en las prisiones hay presxs que resisten y compas que alrededor del mundo apoyan y se solidarizan es algo importante que hay que reconocer. El apoyo no es cosa fácil, pues las cárceles siempre “cuestan” mucho dinero y esfuerzo para lxs solidarixs, y tomando en cuenta que todxs llevamos una vida llena de tareas que resolver, el apoyo a presxs se torna más complicado.

Pero ahí están siempre…¡lxs solidarixs y su solidaridad!

Yo entiendo por solidaridad el apoyo que se da hacia la persona afectada sin pedir nada a cambio, sin ningún tipo de condición de por medio, que nace de la libre voluntad del individuo/grupo, apoyando de acuerdo a sus posibilidades- nunca sintiéndose forzadx/obligadx a hacerlo, (ya no sería solidaridad) sino más bien un compromiso que el/la mismx solidarix decidió brindar.

Como ya escribí anteriormente, todx solidarix lleva una vida personal, pero creo que cuando estx se compromete y da su palabra de apoyar de cierta manera, lo menos que puede hacer es cumplirla. Sabemos que en ocasiones es imposible por diversas circunstancias de la vida cotidiana, pero cuando las circunstancias se convierten en excusas la cosa cambia.

Ahora bien, rompiendo la estructura del discurso “agradable” entiendo que la solidaridad no se exige, pero tampoco se mendiga.

Es desagradable el esperar algo de alguien (que por cierto se compromete muy segurx de si mismx) y que te dejen colgado, cuando saben que uno, literalmente, está imposibilitadx para conseguir la petición. Me viene bien para el tema una frase, si no podemos con el compromiso “calladitxs nos vemos más bonitxs”.

Pero bueno, afortunadamente en mi caso, que también es el caso de las compañeras de afinidad anarquista Amelie y Fallon nos hemos acompañado en el encierro de compañerxs que se han solidarizado incondicionalmente con nosotrxs, y además como escribí una vez a una buena amiga “estamos lxs que somxs y somxs lxs que estamos, nadie sobra y nadie falta”.

En resumen, considero la solidaridad como algo muy importante, pero también estoy convencido que es la fortaleza del individuo la que le ayudará en primera instancia a superar el encierro. Un complemento-fuerza del afectado con la acción solidaria.

De momento no hay muchas noticias sobre mí, bueno, sí, pero es más bien del caso jurídico. Nos abrieron otro proceso de investigación (a Amelie, Fallon y a mi), es un cargo federal de “causar incendio en edificio donde hay personas en pandilla”, o algo así. Esto es referente  a la SCT, por el mismo caso que antes nos acusaban de Sabotaje, Terrorismo y Delincuencia Organizada. En cuanto recibí la notificación de este nuevo cargo federal me deprimí un poco, pero en realidad no fue sorpresa, pues comprendo como actúa el Estado y su intento de a toda costa tratar de mantenernos encerradxs. Recuerdo todas las idioteces que nos quisieron montar en nuestra detención, los cateos a casas de compañerxs, incluso, mandaron supuestos compañeros nuestros para intentar sacarnos información… ¿qué información?

Siento una mezcla de impotencia-risa-rabia-dolor-no sé qué más, pero aquí estoy, con la frente en alto para lo que venga.

-No estoy muy enterado de lo que pasa afuera, muy de vez en cuando puedo leer algún periódico o ver noticias, así que de momento la pinche cárcel es mi mundo y por eso mi parcial lucha contra ella.

-Recibí una carta del compa Mario González, lo cual me alegró y le respondí ¡Fuerza camarada!

-Creo estar haciéndome adicto al chocolate amargo, siempre le pido a mi madre que me traiga en el día de visita.

-Me gusta mucho la lectura, lo hago cada que me es posible y si tengo algún libro disponible me lo devoro (Se aceptan chocolates y libros)

En algunas ocasiones platico con buenos amigos que he hecho aquí dentro, y para los cuales la idea de anarquismo y revolución les es (o era) desconocida, nula o errónea.

Como revolucionarios tenemos un amplio campo de intervención y los métodos a utilizar quedan a elección del individuo/grupo que decide accionar. Quizá para algunas personas-incluso anarquistas- no les resulte adecuado emplear ciertos métodos, pues no están apegados a los que dicta la “santa anarquía”, pero bueno, la elección depende de la búsqueda de eficiencia para golpear los símbolos/estructuras del Estado y el Capital e ir más allá del ataque teórico.

Las condiciones de insurrección son latentes, por eso apostamos al conflicto de manera efectiva y permanente sin esperar a que las condiciones sean los bastantes dolorosas para empezar a actuar o sin esperar fechas-como dice el compañero Tripa- estipuladas en el calendario revolucionario para actuar.

Es importante comprender en su totalidad nuestra posición como enemigos del poder, no solo siguiendo la corriente como pececitos a lxs demás compañerxs, sino aportando mediante el análisis, propuestas y críticas con nuestrxs afines para conocer los problemas sociales que directamente nos afectan, y entonces atacar, no solo al “enemigo-idea”, si no al “enemigo-físico”

Dicho enemigo se va renovando a cada momento, es por eso la importancia de llevar una lucha no-inamovible/estática sino en continua reestructuración.

¿Buscamos atacar al enemigo de hace un año o al de hoy?

El enemigo no teme al método, sino a nuestra convicción y determinación.

-Felicito a la CNA por sus 10 años de apoyo a presxs…¡abrazo fuerte compañexs!¡Ni un paso atrás!

Abrazo fuerte a lxs compas de Chile…¡Mauricio Morales siempre presente!

Carlos “Chivo”

Mayo 2014

 

Contador de visitas

1421630
Hoy
Ayer
Esta semana
última semana
Este mes
último mes
total
595
3240
11195
1400155
37750
27832
1421630

Your IP: 54.204.249.55
Server Time: 2017-03-24 08:03:18